Alejandria

Alejandría , es el nombre de 50 ciudades fundadas por Alejandro Magno, de las cuales la más famosa es una ciudad del norte de Egipto, en la zona más occidental del  delta del Nilo, sobre una loma que separa el lago Mariout del mar Mediterráneo.

Es también la actual capital de la gobernación del mismo nombre, y el principal puerto del país. Es la segunda ciudad más importante de Egipto tras la ciudad de El Cairo, capital del país.

Desde la antigüedad han existido en Alejandría dos puertos. En 1870 se construyó una escollera, reformada en 1906, que ha ampliado el puerto occidental convirtiéndolo en el mejor del Mediterráneo oriental, que soporta el 80% del tráfico marítimo exterior de Egipto, ya que puede acoger hasta 250 buques de gran calado, y en donde está la terminal del oleoducto Suez-El Cairo-Alejandría, con una refinería de petróleo y el centro comercial, la aduana y numerosos almacenes. También se usa como base por los barcos pesqueros. El puerto oriental se ha convertido en puerto deportivo.

El edificio religioso más importante de la ciudad es la mezquita de Abu al-Abbas al-Mursi, un jeque murciano del siglo XIII, patrón de los pescadores alejandrinos.

Fundada por Alejandro Magno en el año 331 a. C. en una estratégica región portuaria, se convirtió en pocos años en el centro cultural del mundo antiguo.

La Alejandría del siglo XXI es una ciudad moderna, con un trazado en cuadrícula (plan hipodámico), al estilo griego, o europeo del siglo XIX, que difiere de las laberínticas ciudades islámicas.

Actual Biblioteca alejandrina.

Es un centro del comercio del algodón, principal producto agrícola del país, y con un importante núcleo de industrias textiles, químicas, de construcción mecánica y naval y centro bancario.

Su aeropuerto es el segundo de Egipto, con un gran tráfico internacional.

El Plan Toshka o “New Valley”, inaugurado en enero de 1997, cuya finalidad es hacer un delta alternativo paralelo al valle del Nilo que recuperará tierras del desierto, ampliará sus perspectivas de negocio.

La comunidad internacional, por medio de la Unesco, ha financiado el Proyecto de Reconstrucción de la Antigua Biblioteca de Alejandría: la Bibliotheca Alexandrina, que tiene un centro de conferencias, un museo de las ciencias, un planetario, un centro de estudios y el Instituto Caligráfico y Museo. Ocupa un área de 85.000 m² y guarda 8 millones de libros, 100.000 manuscritos antiguos y 10.000 libros raros, además de material electrónico y audiovisual y bases de datos

Aunque por la proximidad al mar las costumbres en el vestir resultan un poco más relajadas que en El Cairo, sigue existiendo algo de puritanismo en los espacios públicos, como la playa o los cafés, sólo con presencia masculina. La oración es respetada, y el alcohol, que en Cairo resulta habitual, es raro. Con el buen tiempo, los habitantes están en la calle: bien en la corniche (20 kilómetros de paseo marítimo), bien en los cafés jugando al dominó y fumando la tradicional pipa de agua, o de compras: desde la plaza de Mohammed Alí hacia el interior, toda la ciudad es una mezcla de zoco tradicional y centro comercial moderno. Al final de la playa, el fuerte de Qaitbay, que aloja el museo naval y una mezquita cuyo minarete fue destruido por los británicos en el siglo XVIII, se ha convertido en un centro de reuniones, desde donde se contempla la ciudad y el mar y se puede tomar el té en alguna de las ventanas.

La cosmopolita y occidentalizada vida de la Alejandría de principios del siglo XX, cuando el 60% de la población la formaban coptos, griegos, armenios, judíos, británicos e italianos, desapareció a partir de la proclamación de la república y de la crisis de Suez. La emigración de la mayor parte de las comunidades griega, europea y judía acabó con el carácter más cosmopolita de la ciudad. En los últimos años han aparecido conflictos interreligiosos entre musulmanes radicales y cristianos coptos (12% de la población).
Aquellos antiguos monumentos de que habla la historia de Alejandría desaparecieron casi todos; sólo de algunos han llegado hasta nuestros días restos y ruinas desperdigados: